La Gambeta de Mario y la servilleta de Exequiel

M5 gambeta mario servilleta de exequiel Malvinas

Corría el año 1982 en San Julián. En esa tarde de invierno patagónico a la mesa que ocupaba Exequiel, llega Mario para sentarse y compartirla, como tantas otras tardes. No era el gesto del compañero que tantas veces nos alegraba con su guitarra.
— ¡Que te pasa , Mario ¡ ¡ Que cara, parece que has visto al Diablo ¡
— Mas o menos eso…. No sabés lo que me pasó … después de lanzar mis bombas en San Carlos escapé rasante hacia el Norte buscando el mar.
— La visibilidad estaba reducida por techos bajos y chaparrones. Después de un tramo al frente para salir de los peñascos de la costa y entre la bruma al comenzar el viraje buscando el oeste para poner rumbo a San Julián, las ví. Allí estaban…Las siluetas de las misilísticas se recortaban en la penumbra contra la luz que al fondo se colaba entre las nubes. Pudo ver el misil y maniobrar para eludirlo. Pasó cerca de las fragatas por la maniobra y buscó el escape en rasante hacia el oeste.

Lo único que yo tenía a mano para anotar los datos del relato de Mario era una servilleta de papel sobre la mesa. La usé para registrar una increíble maniobra similar a una gambeta de Maradona. La exigencia de dar imágenes a tantos hechos de guerra protagonizados en su bautismo de fuego me tuvo tan ocupado que recién ahora después de una charla con Mario buscara la servilleta y 30 años después pudiera registrar en un cuadro este hecho notable protagonizado por el entonces joven piloto de la Fuerza Aérea, el Teniente Mario Callejo, piloto de M5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.