Pucará en acción

Pucara en accion Guerra Malvinas Exequiel Martinez

El 28 de mayo a las 10:30 los Aviones Pucará del Teniente R. F. CIMBARO (Chaqueño) y el Teniente M. A. GIMENEZ acuden en misión de apoyo a la asediada Base Goose Green. Operaban con 50 mts. de techo de nubes, llovizna y muy poca visibilidad, volando en condiciones en que ningún otro avión podía hacerlo (los Harriers no lo hacían). En la zona de combate, luego de hacer un pasaje con su armamento sobre las tropas enemigas, divisaron un helicóptero británico que se dirigía al encuentro de otros que estaban descargando pertrechos. En el cuadro se ve a Giménez lanzando su salva de cohetes a los helicópteros mientras Címbaro se acomoda para interceptar al que huye, derribándolo después tras arduas maniobras de combate.

Los pilotos de helicóptero pueden eludir fácilmente a un avión haciendo maniobras cerradas que las alas fijas no pueden.

Pero el inglés se iba a llevar una sorpresa porque el Pucará no es un avión común. En las practicas en FAA el IA-58 se le puso a la cola de casi todos los oponentes , el problema es que no podía seguirlos por ser lento.

Cimbaro al no poder hacer un impacto directo porque el Pucará no tiene la mira predictora de los cazas le lanzó una salva de cohetes al frente de su trayectoria y el helicóptero entró en una lluvia de escombros que impactando en sus rotores provocan su caída.

El Brigadier Thompson relata: “Los Pucarás persiguieron al helicóptero desde toda dirección concebible, desde cualquier altura y a una variedad de velocidades, disparando combinaciones de su mortífero armamento: cohetes, cañones y ametralladoras. Desafiaron todas las tácticas imaginables para aviones de ataque de ala fija, las que eran temidas por las tripulaciones de helicópteros, si bien habían sido prevenidas y adiestradas para enfrentarlas. Los “Pucarás” eran capaces de disminuir su velocidad y reproducir las maniobras de los helicópteros, constituyéndose en un letal enemigo”.
Nada mejor que el reconocimiento del enemigo para la evaluación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *